domingo, 28 de agosto de 2016

El origen de mi apellido

Cada vez que voy a algún curso de repostería hay alguien que me pregunta de donde es mi apellido o cómo se pronuncia. Así que he decidido dedicar un rato a resolver esa incógnita para aquellos que nunca habéis podido u os habéis atrevido a preguntarme al respecto.

Vista desde el castillo de Rothes  (Escocia/ Reino Unido)

En primer lugar mi apellido se pronuncia como se lee “ig-ne-són”, con acento en la última sílaba. Aunque es de origen escocés no se pronuncia “aigneson” ni nada por el estilo. Sé que al principio parece complicado de pronunciar, por eso de la g, pero en el fondo es de fonética sencilla.

Igneson tiene sus orígenes en el apellido escocés Inneson (hijo de Innes). No tengo muy claro si el cambio de la segunda “n” por una “g” fue a raíz de la castellanización del mismo (en España lo de la doble “n” se ve raro), o fue algo normal de la evolución del lenguaje y anterior al cambio de país.

Tumba del cementerio de Rothes

Según cuenta la historia familiar, mi antepasado don Guillermo de Igneson descendía de unos condes de la alta Escocia y teóricamente había heredado el título de conde de Rothes. Como era católico y brigadier de los ejércitos de su majestad, tras las guerras de Felipe V tuvo que abandonar sus estados por haber tomado parte en favor de éste por sus opiniones católicas.

Por ello vino a España, se presentó al rey y éste le hizo Brigadier del  Regimiento de Ibernia (Irlanda). Su esposa dio a luz al primer Igneson español en Barcelona.

    
Condado de Rothes, ubicado al noreste de Escocia                          Grabado del antiguo castillo de Rothes            

Tras la muerte de don Guillermo en las guerras de Flandes, su viuda se volvió a casar con el gobernador de Bayona (Galicia) y ocultó a su hijo la posición que ocuparon sus antepasados escoceses hasta que, estando a las puertas de la muerte, rompió el silencio contándole a todos los presentes el “gran secreto” (Esto suena muy melodramático, pero cuando te lo cuenta tu abuela de pequeña es apasionante).

El río Spey, que bordea el pueblo, olía y parecía whisky ;)

Desde entonces cada generación ha intentado, con los medios disponibles de cada época, saber cuánto hay de verdad en esta historia. Mis padres hasta viajaron a Rothes con nosotras para que viésemos el pueblo, el castillo (o lo que queda de él) y el río con olor a whisky. Incluso estuvimos un rato en el cementerio buscando tumbas y leyendo en ellas la historia familiar….vamos, lo que vienen siendo unas idílicas vacaciones familiares para una niña de 12 años!!

El Cementerio de Rothes en el que buscamos y descubrimos nuestro pasado lejano

La verdad es que recuerdo este viaje con mucho cariño, cementerio aparte, y Escocia me pareció una región preciosa a la que me encantaría volver.

El antiguo castillo de Rothes fue incendiado por los campesinos en 1662 para impedir que sirviera de refugio a los ladrones. Las ruinas del castillo aún pueden verse.

Sobre las averiguaciones que hizo mi familia respecto a la veracidad de la historia prefiero no contaros nada, ya es esta historia bastante rocambolesca de por sí como para adornarla todavía mas. Lo importante para mi es que mi apellido es único y original en España, y que, junto a éste, he heredado la piel y los ojos claros de mis antepasados escoceses. Lo que pasó hace cientos de años no tiene nada que ver conmigo porque ¿quién no tiene un antepasado famoso en el árbol genealógico?.

   Luz Ignesón

Si te ha gustado esta entrada puedes dejarme tu comentario más abajo, será bien recibido :)
Si quieres recibir todas las actualizaciones del blog por e-mail solo tienes que escribir tu dirección de correo electrónico en la pestaña de la columna derecha donde pone suscripción (no hacen falta mas datos).

© [2013-2016] [Be brown, be sweet]


Entradas relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar un comentario, prometo leerlo y contestarlo lo antes posible.

Si no consigues que se publique lo que has escrito, házmelo saber mandándome un mensaje (pestaña de la derecha). El formulario de comentarios a veces da problemas y no quiero dejar de leer tu opinión.