miércoles, 28 de enero de 2015

Cupcakes para Gruñón (¿quién no ha visto Blancanieves?)

Con el año nuevo me llegó este divertido encargo: Hacer cinco cupcakes con una figura de azúcar del enanito Gruñón para regalarle por el cumpleaños a una mujer que trabaja en la “Disney Store”.

Este encargo supuso un gran reto para mí, no solo porque considero que hay que modelar un personaje de dibujos animados lo mas parecido posible a la realidad para evitar que quede grimoso, sino porque la destinataria era alguien que sabía hasta el mas mínimo detalle sobre el enanito en cuestión.


Para los que no lo sabéis, las personas que trabajan en las “tiendas Disney” no son unos dependientes cualquiera. Han tenido que pasar por un riguroso examen en el que les han hecho preguntas que yo, que me he visto cientos de veces muchas de estas películas, sería incapaz de responder. Como por ejemplo ¿De qué empresa es la gasolinera donde se quedan Buz y Woody solos en Toy Story? ¿Cómo se llama la nave en que se escapa Stitch? ¿Cómo se llama la abuela de Mulán?....


Una de estas preguntas me empezó a rondar la cabeza un poco después de recibir el encargo ¿Cómo se llaman los 7 enanitos de Blancanieves? Siempre nos acordamos de Mudito, Gruñón y Sabio pero los demás han quedado olvidados en la infancia (por lo menos en la mía). Tras mucho pensar conseguí acordarme de seis y, como no podía concentrarme sin saber la respuesta, tuve que buscarlo en Google: Sabio, Gruñón, Feliz, Mudito, Dormilón, Mocoso y Tímido. Otra cosa que hice fue desempolvar mis juguetes de niña (gracias mama por guardarlo todo) para tener una figurita de Gruñón que me ayudase a proporcionar la que quería hacer de azúcar.

Como mi muñeco no tenía los colores originales y no quería fallar en eso frente a una “eminencia Disney” investigué un poco antes de sentarme  y ponerme manos a la obra. Era sencillo, chaqueta roja, pantalones y gorro marrón oscuro y zapatos y parches crema.

 

Para esta ocasión me compré el fondant color carne que me recomendaron en el último curso de modelado que hice (Credi-paste embasado en caja de cartón). Es muy flexible, endurece bastante rápido por lo que no hace falta ponerle mucho CMC y, sobre todo, permite disimular uniones y arañados frotando suavemente con el dedo.

  

Empecé modelando la cabeza sacando de una bola, con la ayuda de las estecas, todo menos la nariz que la pegué aparte. Las arrugas de expresión las marque bastante, enfatizando el ceño fruncido y las espirales que tiene el personaje en la nariz (creo que para hacerlas utilicé la parte fina de la esteca Dresden pero no estoy segura si fue con esa o con la parte puntiaguda de la esteca de punta fina). Luego le puse los ojos con ayuda de fondant blanco y unos nonpareils negros. Las cejas también preferí hacerlas de fondant, en vez de pintarlas, para que quedasen en relieve y acentuasen la cara de enfado.


Dejé secando la cabeza sobre un cono de porexpan mientras hacía el cuerpo. Esto me permitía que no se deformase la zona de la barbilla y que no le pasase como a la muñeca que hice para la graduación de mi hermana (la dejé secando clavada con un palillo que acabó perforando toda la cabeza destrozando la coronilla).

Luego hice el tronco con fondant rojo y lo pegué a las piernas marrones. Técnicamente debería haber diferenciado la zona del culo de la del torso, ya que el enanito lleva leotardos, pero como no se iba a ver preferí hacer todo de una misma pieza para ahorrar tiempo y darle mas estabilidad. Después estiré fondant y corté un rectángulo para hacer el faldón de la chaqueta, que dejé entreabierto. Disimulé la unión con el cinturón al que le puse hebilla (aunque estaba segura de que quedaría tapada con la barba). Ya que el fondant seguía tierno, hice una pequeña hendidura en la parte superior del tronco y metí un pequeño cuello al que pegué la cabeza. Luego recorté la barba, la encajé y le fui dando textura con la Dresden. Por último le coloqué los brazos y las manos.


Como la cabeza por detrás me quedó algo apepinada me vino estupendo para sujetar y darle forma al gorro. Esté lo saqué a partir de un cono, al que le hice un agujero con una esteca de bola para dejarlo hueco por dentro y encajarlo cómodamente. Luego lo rematé con una tira alargada para hacerle el dobladillo y disimular la unión. Ya solo me quedó ponerle los parches de los codos y pintarle las costuras y la boca.


La verdad es que cuando empecé a modelar al enanito se parecía mas a la bruja que a Gruñón pero a medida que le fui sumando las piezas acabó por convenirse en ese entrañable y enfadado amigo….sin duda mi enano favorito.

 

Dejé secando la figurita y, como tenía que decorar cuatro cupcakes mas, aproveché para recrear otros tópicos de la película como son la manzana envenenada, la pala minera con la que trabajan los enanitos y mis favoritos, los arboles que aterrorizan a Blancanieves cuando se interna en el bosque. Para éste último utilicé fondant poco amasado que le dio esa textura rugosa y, al modelarlo, generó las grietas que luego agrandé para los ojos y la boca.


Me habían dicho que a la cumpleañera le encantaba el chocolate, cuanto mas negro mejor, así que hice unos cupcakes de bizcocho de chocolate que luego rellené con una ganaché cremosa (con mas proporción de nata que de choco) y los cubrí con esa misma ganaché un poco mas densa y teñida de verde. Antes de colocar las figuritas rellené la manga pastelera con buttercream verde, le puse la boquilla 233 e hice la hierba. La proporción de buttercream de vainilla que usé fue muy poca para no restarle potencia al sabor del chocolate.


Para finalizar forré con fondant verde claro en una base de dummie (iba a ser un poco mas oscuro pero decidí usar una marca nueva que se aclaró al amasarla), le puse una cinta marrón en el lateral y con un poco de glasa pegué los cupcakes dejando libre la parte delantera para poder poner los años cumplidos con chocolate fundido. El cupcake de Gruñón decidí pegarlo al fondo, reforzando la unión con un palillo ya que era la figura mas pesada. Lo suyo había sido ponerlo en medio, era el objeto principal del regalo, pero al tener otro elemento vertical (el árbol) si se colocaba ahí se desequilibraba el conjunto.

Me gustó mucho el resultado final de este trabajo porque los colores combinaban a la perfección (marrón, rojo, blanco y verde) y tenía el toque alegre y divertido que busco cuando hago este tipo de repostería.


   Luz Ignesón


Si te ha gustado esta entrada puedes dejarme tu comentario más abajo, será bien recibido :)
Si quieres recibir todas las actualizaciones del blog por e-mail solo tienes que escribir tu dirección de correo electrónico en la pestaña de la columna derecha donde pone suscripción (no hacen falta mas datos).


Ahora también puedes seguirme en Facebook

© [2013-2015] [Be brown, be sweet]

3 comentarios:

  1. Pero vamos a ver, quién no conoce los nombres de los enanitos de blancanieves?????

    Te ha quedado genial!!! Me encanta el árbol!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta mucho el árbol y, aunque sea una cuestión muy tonta, seguro que mas de uno es incapaz de recordar los siete nombres.

      Eliminar
  2. Como decía antes 😂😂, creo que me quedo con el enanito gruñón, aunque te me gusta mucho campanilla, también elegiría la peppas pigs. ... vamos...que me encantan todas.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar un comentario, prometo leerlo y contestarlo lo antes posible.

Si no consigues que se publique lo que has escrito, házmelo saber mandándome un mensaje (pestaña de la derecha). El formulario de comentarios a veces da problemas y no quiero dejar de leer tu opinión.